Esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos sobre su actividad que se instalan al navegar por la página. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador


Aceptar Cookies Modificar Configuración
Gobierno de España - Ministerio de Hacienda y Función Pública
Te encuentras en: »Inicio»Conozca SEPI»Historia

Historia

Ficha de historia: GRUPO INI

Instituto Nacional de Industria (INI)

El Instituto Nacional de Industria (INI) fue creado en 1941, por ley de 25 de septiembre de ese año, como respuesta a la necesidad de reconstruir y desarrollar la economía productiva española, dos años después de concluir la guerra civil española. El INI debería afrontar el necesario volumen de inversiones que la iniciativa privada no podía acometer, en base a una concepción de economía autárquica, para lo cual recibió del Estado una dotación de 50 millones de pesetas.

En su Ley de fundación se afirmaba que: 'Se crea el Instituto Nacional de Industria, Entidad de Derecho público, que tiene por finalidad propulsar y financiar, en servicio de la Nación, la creación y resurgimiento de nuestras industrias, en especial de las que se propongan como fin principal la resolución de los problemas impuestos por las exigencias de la defensa del país o que se dirijan al desenvolvimiento de nuestra autarquía económica, ofreciendo al ahorro español una inversión segura y atractiva.'

Inspirándose en el 'Instituto per la Ricostruzione Industriale' (IRI), fundado por Mussolini en 1938, el INI fue concebido por su fundador y primer presidente, Juan Antonio Suanzes, como un instrumento de política industrial, el cual permitió al Estado intervenir en la economía, siendo por ello pieza clave en la evolución económica, industrial y tecnológica de España.

Como holding industrial, el INI desarrolló su actividad mediante la creación de sus propias empresas y la participación en otras compañías junto a la iniciativa privada, controlando su gestión y definiendo estrategias, de acuerdo con la política industrial del Gobierno. Asimismo, como entidad financiera, proporcionó financiación, directa e indirectamente, a sus empresas, facilitándoles los recursos necesarios para su funcionamiento.

Sus recursos fueron destinados en sus inicios a edificar una industria fuerte en sectores estratégicos, fundamentalmente en tres sectores - electricidad, hierro y carbón - que formaban lo que Suanzes denominó la 'trilogía industrializadora'. A estos sectores se sumarían los transportes, la construcción naval, el refino de petróleo, la automoción y otros.

Como resultado de los proyectos inversores, el INI fue durante muchos años el primer grupo empresarial español y, por su dimensión, se situó entre los diez más importantes de la Comunidad Europea. El número de empresas en las que ha tenido una participación directa y mayoritaria a lo largo de su historia, mediante creación o adquisición, ronda las 180, con una plantilla conjunta del Grupo INI que, en 1980, superaba las 250.000 personas.

LAS ETAPAS EN LA HISTORIA DEL INI

Los avatares de la política industrial del país y de la propia coyuntura económica determinaron los diferentes papeles que al INI le fueron asignados en cada momento y que marcan la historia de esta institución:

Constitución y crecimiento (1941-1963)

Abarca desde su fundación hasta el comienzo de los Planes de Desarrollo. Corresponde al período durante el cual la presidencia del organismo la ocupó Juan Antonio Suanzes, estando bajo la tutela directa de la Presidencia del Gobierno

Durante esta primera etapa se gestaron los proyectos más ambiciosos del Instituto y se crearon las principales empresas nacionales, que van a configurar la trayectoria histórica del Grupo INI.

  • 1942: Adaro y la E.N. Calvo Sotelo (ENCASO)
  • 1943: E.N. de Aluminio (ENDASA) y E.N. Elcano
  • 1944: E.N. Electricidad (ENDESA) e IBERIA
  • 1945: E.N. Hidroeléctrica del Ribagorda (ENHER) y E.N. de Autocamiones (ENASA)
  • 1947: E.N. BAZÁN
  • 1949: Refinería de Petróleos de Escombreras (REPESA)
  • 1950: E.N. ENSIDESA y la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT)

En la década de 1950, el Grupo de empresas se expande y el tejido industrial del INI se hace más denso, fortaleciendo su posición en varios sectores mediante la incorporación de empresas muy representativas:

  • Electricidad - Gas y Electricidad (GESA), Hidroeléctrica Moncabrill, Hidroeléctrica de Galicia, E.N. de Electricidad de Córdoba (ENECO) y Unión Eléctrica de Canarias (UNELCO).
  • Refino de petróleo - E.N. de Petróleos de Aragón y E.N. de Petróleos de Navarra.
  • Minería del carbón - E.N. Carbonífera del Sur (ENCASUR).
  • Construcción Naval - Astilleros de Cádiz.
  • Construcción de maquinaria - La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM).
  • Químico - tres empresas nacionales de celulosas, de Huelva, Motril y Pontevedra.
  • Armamento - Santa Bárbara.
  • Transporte aéreo - AVIACO.

En la 'era' Suanzes, los aspectos técnicos priman sobre los económicos. El objetivo es maximizar la producción, independientemente de su coste. Todo se sacrifica al objetivo principal de incrementar la cantidad de bienes y servicios lo más rápidamente posible, al margen de la competencia internacional. Hasta 1957, los recursos financieros del holding y de las empresas provienen mayoritariamente del Estado, que los aporta directamente desde el Presupuesto o indirectamente, mediante la emisión de Deuda finalista; después de esta fecha, el INI comienza a buscar fondos en los mercados de capitales.

Papel subsidiario e intento de modernización(1963-1976)

Con el Plan de Estabilización de 1959 comienza la liberalización de la economía española y hay una apertura hacia el exterior, abandonándose la estrategia autárquica de las dos décadas anteriores. Se inaugura entonces una etapa de crecimiento guiada por criterios de mercado y el sector privado pasa a tener un mayor protagonismo.

En el periodo 1963 a 1969, caracterizado por la aplicación de los Planes de Desarrollo, el INI redujo su protagonismo industrializador y pasó a desempeñar un papel subsidiario, limitado al apoyo a la iniciativa privada. Predominó su función como holding financiero, acentuada porque sus canales de financiación se alteraron mucho, reduciéndose las aportaciones del Estado y teniendo que buscar los recursos en los mercados de capitales, lo que produjo un deterioro de su situación patrimonial.

Por el Decreto 480/1968 de 14 de marzo, el INI pasó a depender del Ministerio de Industria, cuyo principal objetivo era la promoción y apoyo a la iniciativa privada. Este traspaso le privó de su enlace privilegiado con la Presidencia del Gobierno y le hizo más vulnerable.

De 1963 a 1969, las incorporaciones más destacables son:

  • ENTURSA, para la promoción de turismo,
  • HISPANOIL, para la investigación petrolífera en el exterior,
  • UNINSA, resultado de la fusión en tres sociedades siderúrgicas asturianas,
  • HUNOSA, también producto de la fusión de varias sociedades mineras en crisis,
  • E.N. de Celulosa (ENCE), constituida en 1968, y
  • Astilleros Españoles (AESA), constituida en 1969

A partir de 1970, se registraron cambios de importancia en el INI, que incluyó una reestructuración del organismo, con la finalidad de actualizar y modernizar su funcionamiento, y una reforma financiera, que reanudó las aportaciones estatales y le permitió acudir a mercados exteriores. Se trató de introducir en el INI un mayor espíritu empresarial y mayor racionalidad económica, con objeto de que el Grupo funcionase con la eficacia y rentabilidad de las modernas corporaciones industriales.

Hubo también una reestructuración de su cartera y una reordenación de sus participaciones accionariales. Entre 1970 y 1973, el INI vendió o liquidó más de una veintena de sociedades. Al mismo tiempo, entre 1970 y 1976, se incorporaron o constituyeron varias empresas, entre ellas: ENTASA, ENUSA y ENAGAS, en el sector energético; los astilleros de ASTICAN y ASTANO; en el sector de fertilizantes, se constituyó ENFERSA; en servicios informáticos, SECOINSA, y la formación de ENDIASA, con LESA y CARCESA, en alimentación.

Al auxilio de empresas privadas en crisis (1976 - 1983)

La actividad del INI quedó muy marcada por el papel anticíclico que se le encomendó en la década de los 70, como consecuencia de la crisis que se abatía sobre la economía internacional desde 1973, que en España se complica, en especial a partir de 1976, al coincidir con la difícil situación derivada de la transición política desde la dictadura a la democracia.

La llegada al Grupo INI de empresas en serias dificultades procedentes del ámbito privado, fundamentalmente durante el periodo 1976-1983, hizo de este organismo un auténtico 'hospital' de empresas privadas, y, como consecuencia de ello, que se deslizara hacia una situación de excesiva capacidad y pérdidas crecientes.

El salvamento de empresas privadas en crisis tenía como principal objetivo evitar las tensiones sociales en un momento de incertidumbre política, evitando la quiebra de empresas y la destrucción de empleo. El antecedente más significativo y de mayor repercusión de estas operaciones de salvamento es la nacionalización de las sociedades de la cuenca minera asturiana, creando a partir de la fusión de éstas, por decreto 486/1967 de 9 de marzo de ese año, la sociedad HUNOSA, que en 1970 pasó a ser totalmente pública.

Después de HUNOSA, entre 1971 y 1983 se incorporaron al INI más de 25 empresas procedentes de la iniciativa privada, que aportaron al Grupo público alrededor de 95.000 trabajadores. Entre estas empresas se encontraban ASTANO, BARRERAS, Astilleros Españoles, Babcock Wilcox España, ENSA, AHM, MTM, ATEINSA y SEAT, que pasó a ser plenamente del INI tras la retirada de su accionista privado FIAT.

Un hecho muy importante de este periodo fue, en 1981, la segregación del INI de las empresas de gas y petróleo (EMPETROL, HISPANOIL, ENIEPSA, ENAGAS Y BUTANO) para crear el Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH). Por otra parte, el INI constituyó seis compañías de desarrollo regional (SODIAN, SODICAL, SODICAMAN, SODICAN, SODIAR y SODIEX), y otras como PRESUR, ENISA, INISOLAR Y CARBOEX.

Reconversión industrial y adaptación al mercado (1983-1995)

A partir de 1984, en el marco de una política industrial global en la que se abordó coordinadamente la reconversión de sectores en crisis, el INI abandonó definitivamente sus funciones de subsidiariedad y complementariedad del capital privado, sustituyéndolas por la de competitividad, a fin de convertirse en un holding público concurrencial y competitivo con la iniciativa privada. Para ello, acomete actuaciones de ajustes de capacidad, reducción de costes y el saneamiento financiero.

Los procesos de reconversión industrial que se desarrollaron dentro del Grupo INI se prolongaron en su mayoría hasta 1988 y afectaron principalmente a las empresas enclavadas en los sectores industriales de la Siderurgia (ENSIDESA, FOARSA, AHM/SIDMED), Construcción Naval (AESA, ASTANO, ASTICAN y BARRERAS), Bienes de Equipo (BWE, MTM, ATEINSA, ENSA, Fábrica San Carlos), Minería (HUNOSA y FIGAREDO), y Defensa (BAZÁN, CASA y SANTA BÁRBARA). Pero también, otras empresas se sometieron a planes de viabilidad (Grupo INESPAL, ENFERSA, IBERIA, AVIACO, ..).

El esquema de participaciones del INI experimentó en el periodo un importante cambio, debido a la aplicación de medidas de racionalización que consistieron en:

  • Desinversiones totales, entre 1983 y 1991, de hasta 16 empresas de participación mayoritaria, para asegurar su viabilidad en un nuevo contexto más competitivo. Entre ellas, SECONINSA, SKF Española, Textil Tarazona, Viajes Marsans, SEAT, ENTURSA, LESA, CARCESA, MTM, ATEINSA, ASTICAN, ENFERSA, ENASA O GEA. También puso en marcha operaciones de venta parciales a través de Bolsa, de las empresas GESA, ENCE y ENDESA.
  • Reordenación sectorial del Grupo de empresas, lo que da lugar a la formación de grupos de empresas en algunos sectores, como en el de energía eléctrica, con el Grupo ENDESA; en el de aluminio, con el Grupo INSEPAL; en el electrónico, con el Grupo INISEL; además de otras reorganizaciones, en siderurgia, transporte aéreo o defensa.
  • Incorporación de empresas teniendo en cuenta los intereses estratégicos del Grupo, para disponer de mayor dimensión y capacidad en sectores concretos de actividad.

A partir del año 1989, el INI dejó de ser Organismo Autónomo y se convirtió, de acuerdo con el artículo 123 de la Ley 37/1988, de Presupuestos Generales del Estado para 1989, en una Entidad de Derecho Público, que, continuando adscrita al Ministerio de Industria y Energía, habría de regirse por el ordenamiento jurídico privado, y actuar según los principios de rentabilidad y eficiencia, sin perjuicio de atender el cumplimiento de objetivos de interés general.

En 1992, ante la prevista restricción de las ayudas públicas por la Comunidad Europea, el INI crea la sociedad anónima TENEO, en la que agrupa sus empresas capaces de gestionarse y competir en el mercado sin esas ayudas (Ley 31/1991, de 30 de diciembre, de los P.G.E. para 1992). Las empresas que por su condición podían seguir recibiendo ayudas, como las de defensa, siderurgia, construcción naval o minería, siguieron dependiendo directamente del propio INI.

En 1995, desaparece el Instituto Nacional de Industria (INI), por Decreto Ley 5/1995 de 16 de junio, convertido en Ley 5/1996 de 10 de enero de creación de determinadas entidades de derecho público. De acuerdo con esta misma norma se suprime el Instituto Nacional de Hidrocarburos y se crea SEPI, que agrupa a TENEO y las empresas del INH, así como la Agencia Industrial del Estado, a la que se incorporan las empresas del INI que reciben ayudas públicas.

Presidentes del Instituto Nacional de Industria

Juan Antonio Suanzes Fernández (17-octubre 1941 a 30-octubre-1963)
José Sirvent Dargent (30-octubre-1963 a 25-abril-1969)
Julio Calleja y González-Camino (25-abril-1969 a 24-abril-1970)
Claudio Boada Villalonga (25-abril-1970 a 1-febrero-1974)
Francisco Fernández Ordóñez (1-febrero-1974 a 8-noviembre-1974)
José Mª Guerra Zunzunegui (8-noviembre-1974 a 14-marzo-1975)
Juan Miguel Antoñanzas Pérez-Egea (14-marzo-1975 a 21-enero-1977)
Francisco Jiménez Torres (21-enero-1977 a 2-mayo-1978)
José Miguel de la Rica Basagoiti (2-mayo-1978 a 24-abril-1981)
Carlos Bustelo y García del Real (24-abril-1981 a 22-diciembre-1982)
Enrique Moya Francés (22-diciembre-1982 a 3-octubre-1984)
Luis Carlos Croissier Batista (3-octubre-1984 a 28-julio-1986)
José Claudio Aranzadi Martínez (1-agosto-1986 a 12-julio-1988)
Jorge Mercader Miró (15-julio-1988 a 11-octubre-1990)
Francisco Javier Sala Collantes (11-octubre-1990 a 31-julio-1995)

Logotipo ecológico

Antes de imprimir este documento asegúrate de que es necesario. Proteger el medio ambiente está también en tu mano.

Conegui SEPI
Compromís SEPI
Empreses
Privatitzacions
Sala de Premsa
Acceso al web Marca EspañaCrónica GráficaFondo DependenciaHablamos de EuropaAcceso a datos sobre la economía española en inglésDatos AbiertosAcceso a la información sobre la Ley de TransparenciaLa sede de SEPI, espacio cardioprotegido
© SEPI - Velázquez, 134. 28006 Madrid. España Tel.: +34 91 396 10 00 Fax: +34 91 396 15 60 -Aviso Legal-Accesibilidad-Uso de cookies
CSS Válido!
Valid HTML 4.01 Transitional
Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
Desarrollado por
Empresa de consultoría, tecnología e innovación